Uno de los grandes estresantes mentales es la exigencia. Una exigencia extrema nos impide relajarnos. Nos impide disfrutar del momento. Nos mantiene tensas.

Te propongo que trabajemos juntas para regular nuestro nivel de exigencia y así fluir más y relajarnos más. Yo llevo trabajando en ello un tiempo y funciona :).

En este vídeo te explico más.

Porque tu #RecreasTuVida

¿Te apuntas?